- Vale que tú seas un príncipe igual que el de los cuentos, pero yo de princesa no tengo nada.

+ Para mí sí, yo no quiero la típica princesa de cuento con vestido rosa y corona de plata… yo te quiero a ti, mi princesa de mi cuento y no necesito nada más que a ti para ser feliz.